No es quien eres, es con quien te relacionas

Copia de town Hall meeting flyer design template - Hecho con PosterMyWall

 

Desde que somos pequeños hemos lidiado con miles de imágenes mentales que nos indican como debemos pensar, que nos debería gustar y porque y todos los diferentes conceptos que tenemos de cada una de las cosas que percibimos, claro está a través de los sentidos.

En cada uno de estos preconceptos encontramos un rastro que proviene directamente de nuestra infancia y que ha transcendido a través de cada una de las etapas.

Cada uno de nosotros presencia el mundo de acuerdo a como las experiencias vividas lo presenten, por tal motivo es fácil ver algo como “malo” o “bueno” y hacer fácilmente juicios de valor.

Un punto álgido dentro de esas relaciones que establecemos a lo largo de nuestras vidas con nuestro entorno, es la relación con el dinero, un tema que día a día se hace cada vez más complicado; pagar los gastos, cumplir con las obligaciones y darle por supuesto lugar al placer cotidiano. Los preconceptos que hemos aprendido no solo ordenan en parte a nuestro comportamiento sino que van tejiendo la realidad actual en la que nos movemos.

Hoy en día se habla mucho de las buenas relaciones que deberíamos guardar con el dinero, cosa que unos años antes me hubiera parecido algo aberrante y es que aún cuando Colombia ( mi país de origen) es un estado secular donde existe claramente libertad religiosa, el concepto de bonanza y prosperidad se relacionan directamente con el concepto de lo que un “ buen cristiano” no debería ser. Bueno me explico, en relación con el tema dinero muchos de nosotros crecimos pensando que tener demasiado dinero era malo, con excepción que fueras una estrella de la televisión o la música, una afamada modelo de revistas o en el peor de los casos un narcotraficante o expendedor de drogas. Muchos mitos se han tejido alrededor de estas premisas, la errada interpretación de la biblia o algunos discursos religiosos donde se da a entender que el tener dinero nos puede hacer malas personas, egoístas y avaras, ha hecho que muchos de forma inconsciente rechacemos el dinero, ¡sí! literalmente el dinero escasea y entonces como consecuencia todo esto crea sufrimiento.

De acuerdo a la cita bíblica en 1 de Timoteo  6:10, “el amor al dinero es la raíz de toda clase de males, y muchos por codicia se han desviado de la fe y se han causado terribles sufrimientos”.

Aquí viene el primer problema, el concepto que hemos creado sobre el amor. Un amor por demasía dependiente y apasionado (solo hace falta escuchar las canciones de moda o las telenovelas) que hace perder el juicio hasta el más justo, un amor desmedido y sin limitaciones que hace que limitemos realmente nuestro poder como seres humanos. Amar no es solo el concepto de amor romántico, ese que cuando no se lleva inadecuadamente coarta y sí , en definitiva crea a su alrededor todo los males posibles, la dependencia a la pareja, el dinero, la comida etc… Walter Riso autor argentino nacido en Nápoles, describe esa dependencia como “automutilación psicológica, donde el amor propio, el auto respeto y la esencia de uno mismo, son ofrendados y regalados irracionalmente”

La irracionalidad hacia el dinero y el amor han permitido que establezcamos erróneamente desde el inicio nuestras relaciones, evitando con esto atraer un amor sano y próspero, una calidad de vida que nos permita generar cuánto dinero y comodidades deseemos, sin pensar que esto conlleve a la destrucción de otros seres y de nosotros mismos, en cambio a esto dándonos recursos que nos permitan obtenerlos de la mejor manera.

El universo en sí mismo es grandemente abundante y poderoso, como habitantes de este, poseemos igualmente las mismas cualidades, hechos a imagen y semejanza, diseñados para poseer abundancia y felicidad y con poder suficiente para transcender en todos los aspectos. El gran problema radica en el hecho de que desde nuestros tiernos años estos dos conceptos; don dinero y don amor han sido transfigurados, convertidos en armas biológicas apuntándonos directamente a la cara, incapaces de entender que nuestro ser es creador y que amando lo que hacemos, el dinero llegara  como consecuencia. Cuando se hace lo que se ama no se trabaja, se deleitan los sentidos, se percibe el mundo de formas diferentes, inimaginables, se sanean las relaciones con el universo y este a su vez nos brinda a montones. Amar la satisfacción que provoca el tener dinero para comprar cosas que brinden una excelente calidad de vida a ti y a los tuyos, es inequívocamente una opción para decirle al universo que merecemos lo mejor, sabiendo que en el mundo en que vivimos no es la única opción de truque pero si la más efectiva y que sabiéndolo utilizar generara beneficios para todos.

Por último la relación con nuestro mundo, no el que observamos, olemos o sentimos; ese que se encuentra dentro de nosotros, dado por entendido que la satisfacción no es igual para todos, no todos desean tener miles de dólares en los bancos o llegar a la cima corporativa y esto tampoco es malo, el sanear tus relaciones implica aceptar tus prioridades y trabajar a conciencia para conseguir tus objetivos, el vivir tranquilo , con dignidad y entendiendo que todo eso que percibimos son solo medios para llegar a un fin, nuestra finalidad, nuestro propósito de vida.

 

Como ser un romántico y no morir en el intento

romantico 2

 

Los romanticos

 

La palabra romántico se remonta a siglos atrás y se importó a nuestra lengua desde el francés (el idioma del amor), de la palabra romantique. Durante los inicios del siglo XIX el ser romántico era ser moderno y perteneciente a aquellos que se oponían a la escuela clásica.

Si miramos la historia de la palabra podemos entender porque el ser romántico, eleva a un grado superior los alcances del “hombre” en más que solo “asuntos amatorios”. La palabra romántico no solo proviene del idioma natal del amor (como se le ha llamado)  sino también de una escuela que dio sus orígenes a finales del siglo XVIII en Alemania y Reino unido como acto revolucionario hacia las corrientes prevalentes y que concedió prioridad a los sentimientos (el romanticismo).

Un movimiento de hace dos siglos atrás donde los sentimientos eran los protagonistas de la historia. Pero contrario a los que muchos piensan ser romántico difería un poco o no sé, saquen ustedes sus propias conclusiones de lo que ser romántico hoy en día significa.

El Romanticismo se definía como una manera de sentir y concebir la naturaleza, así como a la vida y al ser humano mismo, palabras que concuerdan gratamente con lo que pienso personalmente significa ser ROMANTICO.

La palabra romantique del francés significa “novelesco”  o novela, también se le ha relacionado con la palabra romantic que significa pintoresco o sentimental o como el sentimiento romántico que es aquel que requiere de algo transcendente para ser expresado. Estas definiciones no se ciñen al amor romántico del que se habla en el siglo XXI y que toma fuerza con el paso de los años.

El ser romántico en nuestros días se ha reducido tristemente a ciertos elementos que difieren ampliamente de lo que dio origen a la palabra en nuestro idioma. Muchos de los que denominan románticos se enfrascan en el significado y manejo del amor, un amor romántico enfocado en el ser amado y en la búsqueda incansable por obtener su atención, salvarlo y salvarse a sí mismo en su nombre.

Como lo dije anteriormente el héroe romántico realmente no inicio como eso, era un grito de revolución donde imperaba el yo como ente autónomo, eran sinónimo de rebeldía, quebrantaban las normativas y tradiciones de la época donde se coartaba su libertad.

Claro que hacían uso de la poesía, del teatro y el arte en general, pero buscaban más que escribir sobre la decepción amorosa o la búsqueda del ser amado, lo siniestro, lo fantástico y hasta lo supersticioso, eran temáticas que el autor romántico disfrutaba en ambientes sórdidos y completamente opuestos a lo que la ilustración (uno de los movimientos en oposición) predicaban.

Entonces, ¿Se puede ser romántico estos días?

Claro que sí, yo personalmente me considero una romántica empedernida como se le dice, el romance hacia todo lo que causa transcendencia en mi vida, es para mi de suma importancia al escribir, dándome la autonomía de expresar mi voz única en el mundo, libre expresar mis sentimientos sin dejarme dominar por ellos para no convertirme en una “sentimentalista” que si miramos es totalmente diferente.

La expresión de las pasiones y de los instintos del yo, donde se imponía claramente el sentimiento frente a la razón; era otro de los puntos fuertes de lo que ser romántico significaba, no solo pasiones carnales que parece ser en lo único que algunos que se autodenominan románticos se enfrascan.

Hasta el desprecio por lo material llego a imperar en el movimiento romántico, el pregonar del amor libre y el liberalismo político, otros puntos importantes en que estos artistas del romance  dejaban su huella indeleble.

 

Sin sentimentalismos

 

Los románticos amaban la naturaleza frente a lo que la civilización representaba, viéndola como símbolo de todo lo que consideraban verdadero y genuino, de ahí por qué muchos de los románticos morían jóvenes y buscaban en el suicidio la salida a ese mundo que consideraban en decadencia, donde el materialismo y la miseria a través del mismo lo cubrían todo.

Para ser un romántico no tienes que caer en el “cliché”  del  sentimentalismo “ a bajo costo” como yo personalmente le llamo, un sentimentalismo que te hace olvidar de ti mismo, te deprime y te hace sentir por completo – incompleto. Un romántico pelea sus propias batallas, ama la naturaleza y lucha a través del arte o de otras manifestaciones humanas por lo que considera especial, buscando la transcendencia en todo.

Es posible ser romántico en estos días y no morir en el intento, tal vez, ya eras un romántico que no encajaba en “la norma” eso es ser realmente romántico y  la próxima vez que te digan que no lo eres… ya sabes la respuesta.

Alicia Leben. Derechos reservados 2020.

Visita mi fan page Pezuñas y Rosas y encontrarás contenido literario y mas artículos como este de temáticas varias. Hermoso dia y hermosas historias por contar.

 

El delirio colectivo que es nuestra realidad

Site Title

Placeholder Image

Cuantos de nosotros nos hemos preguntado alguna vez si la realidad que percibimos es igual para todos, si percibimos de igual manera los colores o rostros, incluso si vemos las mismas cosas.

A principios del siglo XX aparece una rama de la psicología que empieza a establecer patrones sociales como la consecuencia a muchos aspectos del comportamiento humano, esta rama es conocida como psicología social.

Es claro que como seres humanos convivimos en sociedad y que esta a su vez determina;  normas, tendencias, juicios de valor y por supuesto la forma en que se comporta la masa. Como miembros activos de una sociedad estamos siempre predispuestos a convertir la realidad en una historia conjunta donde las demás personas hacen posible el desarrollo de la misma, somos muchas veces lo que los demás ven en nosotros. Aunque sin duda alguna luchamos para tener una identidad propia, pensamientos y aficiones alejados del…

Ver la entrada original 768 palabras más

No es quien eres sino como te relacionas

Mi historia

Copia de Fundraising Help Flyer Template - Hecho con PosterMyWall

Desde que somos pequeños hemos lidiado con miles de imágenes mentales que nos indican como debemos pensar, que nos debería gustar y porque y todos los diferentes conceptos que tenemos de cada una de las cosas que percibimos, claro está a través de los sentidos.

En cada uno de estos preconceptos encontramos un rastro que proviene directamente de nuestra infancia y que ha transcendido a través de cada una de las etapas.

Cada uno de nosotros presencia el mundo de acuerdo a como las experiencias vividas lo presenten, por tal motivo es fácil ver algo como “malo” o “bueno” y hacer fácilmente juicios de valor.

Un punto álgido dentro de esas relaciones que establecemos a lo largo de nuestras vidas con nuestro entorno, es la relación con el dinero, un tema que día a día se hace cada vez más complicado; pagar los gastos, cumplir con las obligaciones y darle…

Ver la entrada original 734 palabras más

Cuando el comercio se enamoró del amor

Mi historia

Copia de Valentines day sales retail flyer advertisem - Hecho con PosterMyWall

Desde muy pequeños(as) empezamos a sentir la imperiosa necesidad de relacionarnos con los otros de maneras más profundas, formas que hasta ese momento se habían satisfecho con las conexiones familiares y que determinaran muchas de las pautas que consideremos en el presente inmediato y el futuro cercano adecuadas en nuestras otras relaciones. El desapegarse del hogar y comenzar a establecerse como individuo empieza a generar en nosotros otro tipo de apegos. A lo largo de mi experiencia de vida, he visto y convivido directamente con esta serie de sensaciones, al igual que muchas otras personas y por diversos motivos; sea por conveniencia, hábito o simplemente por verdadera fe le hemos dado el nombre de amor.

Determinar lo que el amor significa es complejo y muchos autores han intentado dar una respuesta a tal embrollo. Desde la literatura; pasando por la poesía y la novela oscura hasta la narrativa fantástica o…

Ver la entrada original 835 palabras más

El amor no es suficiente

Mi historia

statue-church-amor-cupid-1.jpg Photo by Skitterphoto on Pexels.com

Soy escritora y escribir ha sido de las mejores cosas de mi vida. En algún momento pensé como otros que el amar algo con mucha fuerza y considerar que eres lo suficientemente buena para ello era todo lo que necesitaba para triunfar. No voy a hablarles del amor romántico o de lo idílico, simplemente de eso que como seres creadores podemos lograr. (apto NO solo para escritores)

Un día hablando con mi compañero de vida y uno de mis mentores emocionales entendí que eso solo era la punta del iceberg. Muchos logramos desempeñarnos en quehaceres que han sido de nuestra libre elección y conseguir trabajos que consideramos están acorde con nuestros objetivos y forma de vida. El problema surge cuando de repente y sin aparente aviso nos damos cuenta que nuestros objetivos y deseos no están alineados y que ni siquiera tenemos…

Ver la entrada original 529 palabras más

¿Sufrimos de pobreza mental? o ¿Es puro cuento?

Mi historia

Resultado de imagen para IMAGENES DE ALGUIEN PENSANDO

Muchos de nosotros hemos nacido en países donde se habla todo el tiempo de desigualdad social.

Estas dos palabras han sido sinónimo de frustración e inequidad, que a lo largo de nuestras vidas nos han dejado una huella indeleble.

Claro está que después de haber cumplido mis 30 años empecé a preguntarme que tan imborrables podrían ser las marcas de lo que aprendes a lo largo de tu vida y llegue a una simple pero profunda conclusión; todo lo que aprendes puede ser remplazado por un concepto nuevo y mejorado y encontrar una imagen mental que lo acompañe, permitiendo así que le halles un mayor y mejor sentido a tu propia vida.

Y precisamente de eso se trata la historia de hoy, de compartir con ustedes un término que me ha acompañado de forma personal durante gran parte de este año y del cual no tenía mucha claridad.

¿Qué es…

Ver la entrada original 634 palabras más